Más

    «Nacemos contadores de historias»

    DOCUMENTOS DE CANNES: Iniciativa Cinematográfica Internacional de Bangladesh El presidente Samia Zaman habla con Modern Times Review sobre un documental de Bangladesh y el 2021 Cannes Docs - Marché du Film South Asia Showcase.

    Como parte de su programa 2021, Docs de Cannes - Marché du Film ha comisariado ocho exhibiciones como parte de sus selecciones de documentos en progreso. De estas ocho organizaciones, la Escaparate de Asia Meridional (Online 7 de julio: 14:30 - 15:45; in situ 10 de julio 10:00 - 11:15 CET) ve el Iniciativa Cinematográfica Internacional de Bangladesh (IFIB) presenta cuatro documentales del sur de Asia en etapas avanzadas de postproducción.

    La IFIB ofrece varios talleres, simposios, exposiciones y reuniones para preparar a la nueva generación de creativos de Bangladesh para presentar su trabajo a la comunidad internacional en general de una manera más visible. en Cannes Docs - Marché du Film, IFIB mira más allá de sus propias fronteras y también presenta producciones / coproducciones que representan Afganistán, India, Nepal.

    Antes de la exhibición de Asia del Sur, Modern Times Review habló con el presidente de la IFIB Samia Zaman sobre el trabajo de la IFIB, así como la historia, el legado y las historias del documental en Bangladesh.

    Birds Street, una película de Hezbullah Sultani

    ¿Puedes hablar un poco sobre lo que hace la International Film Initiative de Bangladesh? ¿Cómo se involucró con la organización en primer lugar?
    La Iniciativa Cinematográfica Internacional de Bangladesh surgió de una serie de charlas y seminarios en Bangladesh en 2016. Básicamente estaban en la idea de un viaje global de las películas de Bangladesh. Ese fue el tema general porque me di cuenta de que aunque las películas de Bangladesh han estado en festivales internacionales, el recorrido no ha sido consistente. Cuando comencé a ir a festivales importantes como Cannes, Berlín, Locarno y Toronto, me di cuenta de que la gente podía hacer una conexión si se decía cricket y Bangladesh. Si dices que la economía emergente y la gente de Bangladesh también hacen una conexión. Son cosas positivas. Pero cuando dices cine y Bangladesh, no hay una conexión obvia. Esto me hizo querer iniciar una iniciativa para ayudar a nuestros cineastas a acceder a la información de manera adecuada y abrirles puertas.

    He dirigido y producido dos largometrajes. Son películas bengalíes hechas para el público bengalí. Recientemente terminé un largometraje, Canción del alma (Ajob Karkhana), con otro director de cine, Shabnam Ferdousi. Es una directora de documentales galardonada a nivel nacional, pero esta es su primera película de ficción. Todo esto comenzó en los últimos cinco o seis años. A través de IFIB, hago proyecciones mensuales de películas de mujeres cineastas de Bangladesh, en colaboración con el Instituto Goethe de Bangladesh. Empecé a ir a festivales y a patrocinar cineastas para que hicieran lo mismo. Mientras todo esto sucedía, también traje a personas de ideas afines con nosotros. Siempre que había un festival o algo en Bangladesh, organizaba charlas, capacitaciones o eventos interactivos. Fuimos uno de los anfitriones de Berlinale Spotlight. Locarno también hizo un fantástico enfoque en el sur de Asia. En Cannes, también estábamos haciendo esto. Si miras el Cannes de este año, hay una película en Un Certain Regard. Hay un proyecto en La Fabrique Cinema y otro en el mercado de la coproducción. Y estamos haciendo una exhibición en el sur de Asia en Cannes Docs.

    No soy la única persona que lo hace, pero realmente me he centrado en esto y he animado a la gente a salir y contar nuestra historia. Durante los últimos 20 años, el cine ha sido un medio con dificultades en Bangladesh. Si haces una búsqueda en Google, verás que tenemos cineastas que llegan esporádicamente pero otros no continúan. Van a un festival, causan sensación, y luego nadie más postula al año siguiente. La IFIB está tratando de albergar este estímulo, y la creación de South Asia Showcase es parte de eso.

    Devi, una película de Subina Shrestha

    Es bueno que haya apoyo del gobierno para la producción de películas y una comunidad relativamente sólida de personas que participan en ella. Al mismo tiempo, estoy seguro de que hay puntos a lo largo del proceso que deberían desarrollarse a un nivel más localizado. ¿Puede hablarnos de algunas de esas áreas críticas en las que cree que la industria cinematográfica local puede mejorar?
    Bangladesh tiene, como mencioné, varias organizaciones gubernamentales y relacionadas con el cine. Tenemos la Corporación de Desarrollo Cinematográfico de Bangladesh. Tenemos la Filmoteca. Ahora tenemos el Instituto de Cine y Televisión de Bangladesh. He estado involucrado en eso desde el principio porque teníamos un movimiento de cortometrajes muy robusto de los 80. Encabezamos muchas de esas demandas de la comunidad cinematográfica, especialmente aquellos que trabajan fuera de la zona comercial. La cuestión es que estamos consiguiendo estas organizaciones, pero ¿están cumpliendo? ¿O podemos entregarles cuál es nuestro plan o idea?

    Falta un cuerpo crucial en la escena cinematográfica de Bangladesh. No tenemos una Comisión de Cine. De forma ad hoc, FDC intenta hacer algo de esto, así como el Foro de Cortometrajes. La IFIB también intenta hacer algo de eso, pero no podemos hacer un trabajo integral que la Comisión pueda hacer. Necesitamos una Comisión de Cine o al menos un organismo con un mandato similar que falta.

    Falta un cuerpo crucial en la escena cinematográfica de Bangladesh.

    Supongo que gran parte de la industria está relativamente concentrada en la capital y las principales áreas urbanas. ¿Qué ves en las comunidades más rurales en términos de narración? Además, en términos de infraestructura y apoyo para conectar narradores urbanos y rurales.
    Vengo de un país donde, aunque es una sociedad rural muy tradicional, me sorprende y eleva la forma en que nos hemos apoderado de la nueva tecnología disponible, ya sea el móvil, la computadora, Internet o la conexión digital. Bangladesh es uno de los primeros, de más rápido crecimiento y de los primeros en adoptar las transferencias de efectivo móviles. Para que pueda comprar cualquier cosa desde cualquier lugar usando su teléfono móvil. Muchas de las economías emergentes son así. ¿Por qué hablo de dinero? Esto le da una mentalidad. Somos gente sencilla. Gente tradicional. Conservador en muchos sentidos. Pero cuando llegó la tecnología, la aprovechamos.

    Nacemos narradores de historias. Si nos fijamos en la población, en realidad somos un país grande. Creo que está comenzando a comprender el poder de esto como consumidores y como creadores. Tenemos muchos espectadores, pero físicamente somos pequeños. Puede ir a cualquier parte de Bangladesh. No hay lugar inalcanzable. Creo firmemente que las ciudades son muy importantes. El concepto de ciudad es crucial para el crecimiento del arte y los diferentes tipos de voces. Como dije, la tecnología ha demostrado que las conexiones están en todo el país. Ahora estamos interconectados y nuestros talentos casi nunca provienen de Dacca. En algún momento de su vida, se han mudado a Dhaka o quizás se han centrado en algún lugar de otra gran ciudad.

    Bangladesh también está lo suficientemente bien conectado con el resto del mundo y nuestro sistema de distribución de películas original que teníamos una o dos pantallas principales en los 64 distritos. Todas las ciudades o pueblos principales tenían su propia pantalla única. Ahora eso está claramente amenazado. Todos nuestros propietarios o distribuidores de salas de cine, todo el canal de distribución se encuentra bajo una grave amenaza en este momento. Para darle un ejemplo, pasamos de 1400 pantallas a 140 en 20 años. Este es otro gran desafío al que nos enfrentamos, pero el talento, estoy completamente de acuerdo contigo. El talento tendrá que venir de todo Bangladesh porque nuestras historias reales están en ese rincón rural.

    Munni, una película de Tahrima Khan

    Independientemente del lugar del país de donde provengan los cineastas, ¿qué tipo de historias y temas ve? ¿En qué están interesados ​​los jóvenes cineastas bangladesíes en este momento?
    Depende de cómo se consuman esas historias. Si está viendo una historia en televisión, generalmente son historias limitadas basadas en la ficción. Pero en el documental, tenemos la misma lucha que en muchos lugares. Pensar en el documental como una película legítima y propia es un cambio. En Bangladesh, hay un documental llamado Detener el genocidio, que se hizo durante la guerra de 1971. Básicamente es nuestra primera película como Bangladesh. Mucha gente considera que esta película es el comienzo de la era moderna del cine bangladesí y es un documental.

    Durante la guerra de 1971, el cineasta publicitario Lear Levin viajó a Bangladesh y trató de averiguar qué filmar. Filmó a un grupo de jóvenes luchadores por la libertad de Bangladesh que también eran cantantes y mensajeros. Trató de hacer una película con esto, pero lo encontró muy desafiante. Terminó en su sótano de Nueva York hasta que dos cineastas bangladesíes, Tareque Masud y Catherine Masud, lo contactaron e hicieron este fantástico documental. Muktir Gaan (Canción de la libertad). Esta película tomó un canal de distribución muy inusual ya que fue proyectada en todo el país organizada por los realizadores. La gente hacía cola para verlo.

    Trece destinos de un viajero, una película de Partha Das

    Tenemos una historia muy potente, fuerte y nacionalista, y la escena documental ha sido bastante sólida durante los últimos veinte años. En este momento, tenemos un laboratorio de documentos exitoso (Laboratorio Dhaka Doc). La actitud básica de restricción de que cuando ves una película te imaginas ficción es un largo proceso de contrarrestar. En el Doc Lab, hemos notado que las historias que salen son todas muy interesantes. En los jóvenes, están muy interesados ​​en eventos recientes y análisis sociales como el papel de la mujer, LGBTQ o historias sobre el tiempo y el lugar actuales. Los jóvenes están haciendo más películas sobre estos temas de actualidad. No se hacen tantas películas históricas, aunque tuvimos a un cineasta galardonado, Shabnam Ferdousi, quien hizo una película sobre los hijos de las mujeres que fueron violadas durante la guerra de 1971. Esa película despertó mucho interés al ver una parte de la historia que nunca se discutió.

    En los jóvenes, están muy interesados ​​en eventos recientes y análisis sociales como el papel de las mujeres, LGBTQ o historias sobre el tiempo y el lugar actual.

    ¿Cómo se formó su relación con Cannes y el Marché du Film? ¿Qué traerás al programa este año? ¿Cuál es tu objetivo con él?
    Marché du Film fue el primer gran mercado cinematográfico al que asistí. Antes de eso, siempre asistía a festivales y me enfocaba en mi película, otras películas o como espectador. Marché du Film fue la primera vez que vine a Cannes y me di cuenta de que nadie habla del mercado. Cuando piensas en Cannes, piensas en esa gran alfombra roja. Es como el teatro. Pero hay todo este otro mundo durante Cannes. Esta es la industria cinematográfica del mundo entero, y están ahí. Tenía curiosidad por saber quiénes son estas personas. ¿Que están haciendo alli? ¿Y qué podemos hacer?

    Encuentro que las personas más jóvenes o los cineastas menos experimentados no siempre entienden el mercado y lo importante que es llevar su película a la audiencia mundial. Cannes es uno de los pioneros en esto. En 2016, decidí que iba a venir a este mercado a lo largo de mi vida. Tanto si estoy en el cine como si no. Este es el lugar al que vas y conoces a otras personas. No necesitas un proyecto o un gran plan. Solo necesitas estar aquí.

    En 2017, lancé el programa Dhaka to Cannes, que fue el comienzo del viaje actual. Lo que sentí cuando vine aquí, verás a toda esta gente tratando de hacer películas, y sentirás que todo es posible. Quería compartir este sentimiento con nuestros cineastas, en particular con los jóvenes que están por llegar. Animé a otros a que me visitaran. En 2017, la mayoría de la gente vino por su propia voluntad. Hablé de eso con ellos. En 2021, mucha más gente vendrá al Marché du Film desde Bangladesh, incluidos más periodistas, cineastas y críticos. Por supuesto, como mencioné, algunos cineastas ahora están ingresando a programas oficiales.

    Con Cannes Docs, nos dimos cuenta de que necesitamos trabajar en la cooperación regional. Tenemos dinero en el subcontinente. Tenemos gente. Contamos con canales de distribución. Todo esto se convirtió en una idea que gustó mucho a Cannes Docs. Así que pensamos en hacer el escaparate del sur de Asia. Afganistán al Maldivas es una vasta región. Están sucediendo cosas por todos lados. He estudiado todas las películas que vienen a Cannes Docs, ¡y sé que puedo ofrecer algo diferente! Cuando contamos nuestras historias, necesitamos contar grandes historias con un alcance considerable. Para ellos, la cooperación multinacional es fundamental. Estos son los tipos de conexiones que quiero hacer y seguir haciendo. Estoy encantado de que podamos llevar a cabo el South Asian Showcase y de que Cannes Docs también tuvo la visión para hacerlo.

    Folleto de exhibición de Cannes Docs 2021 en el sur de Asia

    Finalmente, aunque ya ha mencionado algunos, pero si recomendara un documental de Bangladesh a un público que desconoce la filmografía del país, ¿cuál sería?
    La mayoría de nuestros atractivos documentales, lamentablemente, no están disponibles en línea. Esto también es algo en lo que trabajará la IFIB. Recientemente le he encargado a alguien que haga una lista y un comentario de '50 años de Bangladesh, 50 documentales que debe ver 'con enlaces a las películas.

    Creo que el  Muktir Gaan es una película excelente para ver porque puedes ver la liberación de Bangladesh junto con el contexto filosófico.

    En los últimos años, salieron muchos buenos pero esporádicamente disponibles. El que está disponible y con una conversación internacional a su alrededor es el de Kamar Ahmad Simon. ¡Shunte Ki Pao! (¡Estas escuchando!).

    Por supuesto, otra película es la que mencioné, Nacidos juntos (Jonmoshathi) por Shabnam Ferdousi.

    Gracias por leer. Ahora ha leído 1505 reseñas y artículos (además de noticias de la industria), por lo que podríamos pedirle que considere una suscripción? Por 9 euros, nos apoyará, obtendrá acceso a todas nuestras revistas impresas en línea y futuras, y obtendrá su propia página de perfil (director, productor, festival ...) para artículos relacionados. También recuerda que puedes seguirnos en Facebook o con nuestro Newsletter.

    Steve Rickinson
    Gerente de Comunicaciones en Modern Times Review.

    Noticias del sector

    El Festival Internacional de Cine de Transilvania anuncia la pieza central de no ficción «What's Up, Doc?» programaDel 23 de julio al 1 de agosto de 2021, el 20 ° Festival Internacional de Cine de Transilvania (TIFF) se llevará a cabo en los cines ...
    Se agregaron los ganadores de premios celebrados a la alineación del jubileo de DokufestDokuFest agrega trece favoritos del festival cuidadosamente seleccionados y películas premiadas para su aclamada sección "View From The World". La sección,...
    Dokufest anuncia películas de competición de la edición jubileoDokufest, que se celebrará del 6 al 14 de agosto, ha anunciado su programa de competición de la edición del vigésimo aniversario que se proyectará en todo el ...
    BIOGRAFÍA: La cuarta ventana (dir: Yair Qedar)El lado oscuro detrás de la historia de éxito internacional de Ams Oz, un símbolo de la conciencia israelí y superestrella literaria
    FAMILIA: Hijos del enemigo (dir: Gorki Glaser-Müller)Los gobiernos europeos todavía se niegan a repatriar a sus estados miembros, incluidos sus hijos
    LIFE: Ecos de lo invisible (dir: Steve Elkins)Todo lo que se ve y lo que no se ve está conectado a pesar de un mundo de ruido y división, incluso en los entornos más extremos de la Tierra.
    CAPITALISMO: La nueva corporación: la secuela lamentablemente necesaria (dir: Joel Bakan,…)Visualización esencial para la revolución mundial que se avecina.
    FASCISMO: Nuestras camas están ardiendo (dir: Igal Bursztyn)Desde principios del siglo XX, los ideales fascistas han surgido de muchos lugares que uno no puede esperar.
    CONTROL: Usuari@s (dir: Natalia Almada)Un ensayo visual distópico que reflexiona sobre el futuro de los niños del cineasta en un mundo tecnológico.
    - Publicidad -

    Puede que también te gusteRELACIONADOS
    Recomendado para usted

    X